El Ayuntamiento congelará el IBI de 2020 compensando la subida catastral con la reducción del tipo impositivo

El tipo impositivo pasará del 0,80 actual al 0,75. El Gobierno central ha acordado un nuevo plazo de carencia de dos años para el préstamo del Plan de pagos a proveedores, medida que ya fue aprobada por el pleno.

Belén Sánchez.

La concejal de economía y Hacienda, Belén Sánchez, ha anunciado hoy una nueva medida que permitirá que el IBI no suba para el próximo año 2020.

Se trata de la modificación del la Ordenanza Fiscal Reguladora del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) para reducir el tipo impositivo actual del 0,80 al 0,75 lo que compensará la subida obligada del 10% anual de la ponencia catastral.

Esta modificación se va a poder llevar a cabo gracias, por un lado, a la gestión del área económica municipal que ha permitido una evolución del remanente de Tesorería que ha pasado de un elevado importe negativo, que lastraba la economía municipal desde el año 2015, a unas cifras positivas que tienen como consecuencia una mayor flexibilidad en la ejecución presupuestaria. Por otra parte el Gobierno central ha acordado un nuevo plazo de carencia de dos años para el préstamo del Plan  de pagos a proveedores,  medida que fue aprobada por el pleno del Ayuntamiento el pasado 21 de octubre.

Sánchez ha explicado que durante estos años la obligación legal de atender las cuotas del préstamo del Plan de pagos a proveedores impedía acometer esta bajada. “Precisamente era el año 2020 cuando estaba fijado el fin del periodo de carencia y cuando los importes de las cuotas a pagar trimestralmente iban a suponer un esfuerzo importante para este Ayuntamiento, por lo que la prudencia y la previsión de futuro nos aconsejaban mantener el tipo impositivo hasta tanto fuese posible amortizar dicho préstamo con garantías de estabilidad”.