Ecologistas en Acción organiza este sábado una limpieza en los acantilados del Caletón

Se enmarca en la campaña europea ‘Limpiemos el Mar’ y el objetivo es que se sume la mayor cantidad posible de voluntarios. La cita es a las 10 de la mañana en la plaza del Lavadero de La Caleta.

Zona de El Caletón.

El próximo sábado tiene lugar una limpieza de los acantilados del Caletón y el Carrizal, en una actividad organizada por Ecologistas en Acción de la mano del Ayuntamiento de Salobreña. La iniciativa se enmarca en la campaña europea ‘Limpiemos el Mar’ y el objetivo es que se sume la mayor cantidad posible de voluntarios. La cita es a las 10 de la mañana en la plaza del Lavadero de La Caleta.

En la actividad colabora también el Área de Medio Ambiente de Salobreña, que pondrá a disposición de los voluntarios materiales como guantes y bolsas, mientras que se encargará de la posterior retirada de los residuos recogidos.

Estos acantilados se encuentran en la Zona de Especial Conservación Acantilados y Fondo Marinos Tesorillo-Salobreña, una zona de gran importancia ambiental y paisajística. Más allá de la acción puntual de limpieza, la iniciativa tiene como objetivo llamar la atención sobre el estado en que se encuentra el Mediterráneo, que está “bastante contaminado”, según explica Nono Romera, integrante de Ecologistas en Acción, y añade que por ser una zona abrupta, pocas veces se hace allí limpieza.

Romera recuerda que hace dos veranos se realizaron dos limpiezas en Salobreña cuando vino el velero de Ecologistas en Acción, aunque se centró en los fondos marinos, de donde se retiraron grandes cantidades de residuos muy variados. Los que más abundan son enseres de pesca, hierros, plásticos de todo tipo, neumáticos o utensilios de cocina. Algunos de ellos causan absoluta incredulidad, pues han llegado a encontrar un coche y hasta una cocina, junto a diversos electrodomésticos. Según Romera, muchos de estos objetos terminan en el fondo del mar por efecto de las riadas, por haber sido arrojados previamente en ramblas. Una vez retirados, estos objetos son llevados a puntos limpios o son retirados por empresas recicladoras, como ocurre por ejemplo con los neumáticos.