Ayuntamiento y Junta avanzan en la elaboración de un plan de ordenación para el casco histórico

El documento permitirá agilizar actuaciones privadas y también de incentivos para construir y abrir nuevos negocios. Se trabaja también en la rehabilitación del Paseo de las Flores.

Casco Antiguo de Salobreña.

El Ayuntamiento de Salobreña y la Delegación Territorial de Cultura de la Junta de Andalucía en Granada han conseguido superar el primer escollo y avanzar en el proyecto para elaborar un plan de ordenación y organización del Casco Antiguo. Ambas administraciones se reunirán de forma periódica a partir del presente mes de enero para elaborar un documento que permitirá, entre otras cosas, agilizar todo tipo de actuaciones en esta zona, desde la ejecución de obras privadas hasta la implantación de comercios.

En una entrevista concedida el pasado viernes a Radio Salobreña, la alcaldesa María Eugenia Rufino aseguró que “se ha avanzado mucho” en esta iniciativa, tras una reunión que mantuvo con el delegado provincial de Cultura de la Junta, Antonio Granados, también responsable de Ordenación del Territorio, junto a técnicos de ambas administraciones. La intención era iniciar “cuanto antes” un Plan Especial de Protección del Núcleo Histórico, que albergue un Plan Director para revitalizarlo. Tras el encuentro que la alcaldesa calificó de “tenso e intenso”, la alcaldesa destacó el consenso entre ambas administraciones, poniendo “siempre el criterio técnico por encima de todo”. Finalmente, se acordó utilizar una figura de planeamiento más ágil y más rápida que un Plan Especial.

La regidora aseveró que se ha cerrado un calendario de reuniones quincenales con la Delegación para trabajar en la elaboración de ese plan, por lo que expresó su satisfacción, ya que se ha salvado “el primer escollo, que era el más de difícil, de encontrar una vía jurídica que nos permitiera avanzar”. Ello será, en un opinión, “el paso fundamental para hacer cualquier otra cosa en el núcleo histórico”, entre las que enumera bonificaciones o incentivos para la implantación de comercios, construcción, rehabilitación de barrios y el que califica como “tan ansiado” proyecto de peatonalización o restricción de tráfico rodado.

Siguiendo con el Casco Antiguo, la alcaldesa se refirió al proyecto de rehabilitación del paseo de las Flores, que también está “a punto de comenzar” y que solo está pendiente de la autorización de Cultura. El tema fue abordado en esa misma reunión, en la que “nos dijeron que iban a agilizar esa autorización todo lo que pudiesen”. Una vez que eso ocurra, Diputación dará el pistoletazo de salida a ese arreglo del paseo y también de la bajada del Gambullón.

María Eugenia Rufino hizo también referencia a otro proyecto que, si bien no tiene lugar en el Casco Antiguo, sí lo afecta directamente. Se trata de la obra de adecuación para poner en marcha el depósito de agua de Matagallares, que sustituirá al de la calle Antequera, y que supondrá algunos cortes puntuales de tráfico en esa vía Antequera para realizar conexiones de tuberías. Para ello se deberá coordinar y compatibilizar con la actuación que se viene desarrollando en el otro sector del núcleo histórico, que actualmente se centra en la plaza del antiguo mercado y que en breve afectará a la calle Rosario.

Una vez habilitado el nuevo depósito de Matagallares, quedará un espacio disponible en calle Antequera que se podrá destinar a aparcamiento.

Y hablando de aparcamiento en el casco histórico, la alcaldesa fue consultada también por el antiguo proyecto de construir un parking en la plaza del antiguo mercado, que reconoció que “es un tema bastante complicado”. Explicó que durante su gestión se ha contactado con empresas para conocer las posibilidades de realizar una concesión para su construcción y explotación de forma privada, y si bien “han venido varias empresas, ninguna ha mostrado interés porque no es una inversión rentable”. Recuerda que en su día se gestionó también la posibilidad de hacerlo a través de la empresa municipal Eprodesa, aunque “actualmente no es un instrumento que se pueda utilizar legalmente para eso”, ya que la normativa ha cambiado en cuanto a la constitución de empresas municipales, e incluso el Ayuntamiento está tratando de disolver todas las que hay “dentro de un proceso de estabilización económica”. Por otra parte, el municipio tampoco tiene capacidad para acometerlo como una obra pública.