Avanza el proyecto de Regeneración Ecosistémica iniciado en la playa de Salobreña antes del confinamiento

El proyecto se desarrolla de la mano de la Universidad de Granada y su objetivo es recuperar la vegetación autóctona de este espacio marítimo.

Julio Peñas en la playa de la Villa.

En los días previos a decretarse el estado de alarma el Ayuntamiento de Salobreña había iniciado los trabajos del proyecto de Regeneración Ecosistémica de las Playas de la Villa, destinado a la defensa del entorno natural del litoral. Su objetivo es renaturalizarlo mediante la resiembra de vegetación autóctona para mejorar su valor ambiental y paisajístico.

El proyecto se desarrolla de la mano de la Universidad de Granada y, justo antes de iniciarse el confinamiento, se habían realizado los primeros trabajos de balizamiento de las tres áreas de actuación y la colocación de carteles informativos, además de la plantación de rizomas de lirios amarillos y esparganios. Mediante la colocación de estacas y cuerdas se han delimitado las zonas para impedir el paso de las personas, mientras que se quedó pendiente la plantación de otras especies.

La playa de Salobreña albergaba históricamente una serie de especies vegetales que son autóctonas, propias de las playas, que estaban presentes mucho antes de que se construyera cualquier tipo de edificación o paseo marítimo. Eso es lo que se pretende conservar y regenerar, pues son especies totalmente naturales y que además están protegidas por las legislaciones europeas, según afirma el coordinador del proyecto, Julio Peñas, profesor del Departamento de Botánica y Unidad de Conservación Vegetal de la Universidad de Granada.

El objetivo del proyecto es la renaturalización o regeneración de la flora y natural en hábitats de arena y de balates, y la restauración de la vegetación con plantaciones y siembras de especies autóctonas en esas zonas. Peñas afirma que las playas de la costa granadina sufren un fuerte impacto ambiental, tanto antrópico como natural, debido a los diversos temporales y el uso de las zonas de baño, “por lo que se hace necesaria su regeneración con el objetivo de mejorar su valor paisajístico y ecológico”.

El profesor hace un llamamiento a los usuarios de las playas para que respeten las tres áreas que están señalizadas para exclusión a paso de las personas, que se sitúan en torno a los tres balates que desembocan en la playa de la Charca. Asimismo, existen tres áreas de arena que están delimitadas, en las que no hay casi vegetación, aunque se trata de zonas donde se realizará un experimento de siembra y plantación que comenzará el próximo otoño. Otras dos zonas tienen ya semillas que crecerán próximamente.

La colaboración entre el Ayuntamiento y la Universidad de Granada pretende aunar esfuerzos en torno a uno de los objetivos de la COP25 (Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático), como es abordar la pérdida de la biodiversidad y la lucha contra el cambio climático con un enfoque integral.

En este sentido, la alcaldesa de Salobreña, María Eugenia Rufino, considera que “desde la administración local debemos tomar conciencia de que la lucha contra el cambio climático exige proteger la naturaleza y devolver a la misma todo lo que le pertenece, encontrando un equilibrio entre el uso y disfrute de las zonas de baño con el respeto al entorno natural”.

El proyecto ha sido seleccionado para los II Premios Experiencias inspiradoras del Programa Sociedad y Áreas Protegidas impulsado por EUROPARC-España.

Por otra parte, con la participación del Aula del Mar de la UGR, también están previstas otra serie de acciones conjuntas con el Ayuntamiento como la señalización y revegetación natural del Peñón, donde existe una especie de senecio endémica del Mediterráneo cuya única localización en Granada está en este enclave de la Villa. A ello se suman el estudio de las comunidades de los fondos marítimos de La Caleta o el estudio de repoblación de los cursos de agua del municipio en su tramo final, entre otros proyectos.

En otro orden, esta mañana ha tenido lugar por videoconferencia la IX Asamblea de la Red de Gobiernos Locales por la Biodiversidad, donde la alcaldesa de Salobreña ha sido nombrada vocal de la Junta de Gobierno, compuesta por 14 representantes de todo el territorio nacional.

La Red de Gobiernos Locales + Biodiversidad es la sección de la FEMP dedicada a la promoción de políticas locales para la conservación y uso sostenible de la biodiversidad y la conservación del patrimonio natural, y a ella están adheridas 248 entidades locales en representación de más de 23 millones de ciudadanos. Además, esta Red trabaja con el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino con el objetivo de promover estrategias y proyectos de ordenación del territorio municipal que, basados en el desarrollo sostenible, garanticen la funcionalidad y dinámica ecológica de los territorios naturales posibilitando la recuperación de los sistemas dañados.

“El trabajo que se viene haciendo desde esta Red está muy relacionado con la actuación que estamos llevando a cabo en Salobreña para la recuperación de espacios naturales de la playa y en defensa del uso sostenible de los recursos naturales”, ha concluido María Eugenia Rufino.