El pleno aprueba la subida del IBI con la oposición en contra y el abucheo de los vecinos

El salón de plenos del Ayuntamiento se quedó pequeño para acoger la sesión en la que se sometía a votación una subida del 40%. Tras reconocer que no es de su agrado la medida, el alcalde calificó de “valiente” la decisión.

 

Imagen del salón de plenos en la sesión celebrada ayer.

 

A excepción de las sesiones de investidura tras las elecciones municipales, pocas veces se había visto el salón de plenos tan lleno de público como se vio ayer. Se iba a someter a aprobación una subida del 40% en el recibo del IBI y muchos vecinos decidieron acudir para mostrar su descontento por una medida que al principio en voz baja y al final del pleno de forma más sonora aseguraban que les afecta de manera importante, sobre todo a aquellas personas que malviven con la ayuda familiar o con la pensión de un familiar. Y lo que se dijo desde el equipo de gobierno de que se va a fraccionar en dos veces, que se van a aplicar bonificaciones a aquellas familias con menos recursos económicos o que con el millón doscientos mil euros que se recaude de más se va a poner en marcha un plan de empleo que, según dijo el alcalde, supondrá 200 empleos eventuales al año, así como que se apartará otra cantidad para engrosar una partida económica para un fondo de emergencia social. Todo eso no convenció a los asistentes, muchos de los cuales a la hora de votarse el punto levantaron la mano junto con toda la oposición para mostrar su rechazo a la subida. A pesar de ello ésta salió adelante con los nueve votos del equipo de gobierno socialista. Pero antes de eso hubo un largo debate y el público, aparte de algunos tímidos aplausos y abucheos, se mostró respetuoso con las intervenciones de los concejales.

 

La teniente de alcalde responsable de Economía, Mari Carmen Rodríguez, explicó la propuesta, que se resume en aumentar el tipo impositivo que estaba en el 0,72 hasta el 1%, y añadió que en el caso del IBI rústico éste queda en el 0,82%. Y luego señaló que se establecen bonificaciones para aquellas personas que justifiquen no poder afrontar el pago, para lo que dijo que se amplía el plazo hasta el 31 de Marzo de 2013. Asimismo se establece una partida específica para ayuda a familias necesitadas y un plan de empleo que se elaborará con el presupuesto de 2013.

 

Tras señalar que su partido siempre había sido partidario de actualizar los impuestos en el IPC, el portavoz del PA, José Pérez, señaló que en momentos de crisis como el actual no se puede aceptar ni eso, y criticó que se vayan a ‘quitar’ un millón 200.000 euros a los salobreñeros, que es lo que se espera recaudar de más con la subida, para que disponga de ellos el ayuntamiento. «Hay que hacer cosas para dar servicios a la población y no para que sobreviva el ayuntamiento», dijo y criticó que a cambio los cargos políticos cobren casi 400.000 euros o el ayuntamiento mantenga a tres arquitectos en plantilla. Para José Pérez existen otras fórmulas y se puso a disposición del equipo de gobierno para buscarlas. “Subir los impuestos es lo último”, dijo.

 

El portavoz de IU reconoció que el PSOE llevaba en su programa electoral la revisión del catastro, pero añadió que en este caso para lo único que se sube el IBI es para pagar a Fomento de Construcciones y Contratas. A juicio de Ángel Coello hay otras alternativas, como la gestión directa de la recogida de basuras, que ahorraría 400.000 euros, u optimizar la plantilla municipal.

 

Dijo el portavoz del PP que todos los candidatos se presentaron sabiendo la situación que había y recordó que ya en octubre pasado gracias a los votos de la oposición, entonces de nueve ediles, se abortó la propuesta de subida de IBI que trajo el PSOE. Rubén Rodríguez afirmó entender una subida en torno al 10 o al 15% siempre y cuando se hubieran hecho esfuerzos anteriores.

 

En este punto señaló que hay casi 4.000 unidades urbanísticas que no están dadas de alta, que se puede renegociar a la baja con la empresa Aguas y Servicios, así como con Fomento, pero no de sopetón traer una subida de IBI del 40%. El portavoz popular se refirió también al pago pendiente de las expropiaciones y se puso a disposición del gobierno municipal para mediar ante el Ministerio para que abone los casi 600.000 euros que le adeuda. Y concluyó que las familias de Salobreña no se pueden permitir esta subida.

 

La concejala de Hacienda respondió que está previsto que a partir de 2014 los tipos impositivos vayan bajando hasta situarse de nuevo en el 0,65% en 2020. Y respondió al PP que se está trabajando para sacar a la luz las viviendas que no están de alta, a un ritmo que  hasta el momento supera las expectativas previstas. En definitiva, dijo Mari Carmen Rodríguez Callejón que unas partidas suplen a otras en el presupuesto y esto ha propiciado que se pueda ahorrar en los gastos. Y reiteró que la ordenanza contempla beneficios fiscales y aplazamiento de los pagos y puso un ejemplo de la subida media.

 

El portavoz andalucista se desligó del plan de ajuste que está en la base de la subida del IBI porque, dijo José Pérez, el PA no lo había votado. Y añadió que aunque se baje el tipo impositivo en el plazo de diez años, el IBI seguirá más elevado que hoy porque en medio se revisará la ponencia, lo que supone un mayor valor catastral a las viviendas.           

También el portavoz de IU recordó que su formación votó en contra del plan de ajuste Y reclamó que en Octubre pasado se había aprobado ya un plan de empleo propuesto por IU cuando un concejal del equipo de gobierno engrosaba la oposición.

 

Para Rubén Rodríguez “hay que dar recursos en vez de limosna” y se preguntó el edil popular porqué esta subida tan elevada de una vez cuando se podía haber hecho más escalonada.

 

El Alcalde recordó que la situación económica mala la sufren todas las administraciones y que los decretos del gobierno de Rajoy llevan aparejadas medidas que coartan la libertad de maniobra del Ayuntamiento, que no se puede salir de lo marcado bajo amenaza de intervención. Por eso dijo que el plan de ajuste determina la hoja de ruta.  Gonzalo Fernández señaló que ya se han tomado medidas previas de ahorro y se han disminuido retribuciones y subido tasas. Pero puntualizó que a diferencia del gobierno central, su equipo de gobierno quiere mantener los servicios y atender a los más necesitados.

 

Y se refirió al plan de empleo que se elaborará sustentado por un contrato tipo, para trabajadores eventuales y  con sueldos entre 800 y 900 euros. El alcalde se comprometió a la contratación de unas 200 personas al año dentro de este plan de empleo.

           

Antes de concluir, el alcalde de la Villa criticó al portavoz de IU que estuviera dispuesto en octubre pasado a subir el IBI un 30% si venía acompañado de un plan de empleo y ahora rechaza la subida. Y le respondió que su propuesta de gestión directa de la limpieza se llama Limdeco, la empresa de limpieza de Motril que está provocando una situación de ruina económica al Ayuntamiento. Por último, volvió a reiterar Gonzalo Fernández que lo que cobran los políticos y cargos de confianza son 245.000 euros, la cantidad más baja desde hace diez años.

 

Tras la aprobación del punto se produjeron algunos abucheos por parte del público, que en general se mostró enfadado por la medida. En el turno de ruegos y preguntas algunos de ellos manifestaron su malestar en voz alta con expresiones de incredulidad por la subida aprobada e incluso de enfrentamiento a la misma. Otras voces apelaron a los sentimientos de los ediles del gobierno, y un  vecino recriminó al alcalde que está incumpliendo su programa electoral, ya que en él decía que se buscarían nuevos yacimientos de empleo sin subir la presión fiscal a los ciudadanos, mientras que otro asistente reclamaba a PSOE y PP que se unan de una vez en favor de una ley antitransfuguismo que elimine de la política a quien realizara estas prácticas. Este mismo ciudadano instó a los ayuntamientos a que se unan contra las medidas del presidente Rajoy. Hubo quien dijo que ya no se podía apretar más el cinturón, o quien recordó que hay familias que viven con una pensión.

 

El alcalde respondió a todos los intervinientes y reiteró que no es del agrado de nadie en su gobierno esta medida de subir el IBI, pero se mostró convencido de que es necesario y la calificó de decisión valiente, para señalar una vez más que el objetivo es el mantenimiento de los servicios, facilitar empleo a los salobreñeros y habilitar un fondo de emergencia para los más desfavorecidos.