60 ceniceros en las playas evitarán que los bañistas tiren colillas a la arena

La iniciativa ha partido de la Asociación Playa Patrol y ha contado con la colaboración de los chiringuitos La Bahía y El Peñón que han sufragado el coste de los materiales para hacer los recipientes.

Uno de los ceniceros instalados en la playa de Salobreña.

El cuidado de las playas y, por consiguiente, del medio ambiente, continúa siendo uno de los objetivos a cumplir tanto por las administraciones como por los usuarios del litoral granadino. La implicación es cada vez mayor y, por ello, se llevan a cabo actuaciones como la que se ha puesto en marcha en las playas de Salobreña: la colocación de ceniceros artesanales.

Este jueves han comenzado a colocarse estos ceniceros artesanales a lo largo de todo el litoral de la Villa. Se trata de un pequeño cubo de latón adherido a un palo de madera. En total se situarán 60 con el fin de intentar evitar que los usuarios y bañistas de las playas salobreñeras tiren las colillas a la arena y que las pueda arrastrar el mar. Y es que se estima que una colilla puede tardar hasta 25 años en degradarse desprendiendo sustancias como nicotina, alquitrán, arsénico o plomo.

La iniciativa ha partido de la Asociación Playa Patrol y ha contado con la colaboración de los chiringuitos La Bahía y El Peñón que han sufragado el coste de los materiales para hacer los recipientes. El Ayuntamiento se está encargando de la colocación de estos ceniceros que se prevé esté lista en los próximos días.

El concejal de Playas, Gabriel Alonso, ha agradecido a todas las partes implicadas su apuesta por la limpieza y el cuidado de las playas de Salobreña y ha anunciado que desde el Ayuntamiento “seguiremos trabajando con el resto de chiringuitos para poner en marcha más acciones relacionadas con la mejora de nuestras playas”.

Esta iniciativa se suma a otras puestas en marcha este verano por otros colectivos como la Asociación de Chiringuitos de la Costa Tropical que cuenta con conos-ceniceros en sus establecimientos para evitar también que los cigarros acaben en el suelo y la arena.