Se restituye el tráfico en la calle Ladera de la Cruz del Casco Antiguo

A falta de algunos remates que no afectan al tránsito de vehículos, esta importante vía, cortada durante meses por obras, estará abierta durante Semana Santa tanto en sentido ascendente como descendente

Estado de la Ladera de la Cruz tras la rehabilitación.

Las obras de rehabilitación integral de la calle Ladera de la Cruz, en el Casco Antiguo de la Villa, están ya finalizadas y esta tarde se abrirá nuevamente al tráfico, por lo que durante toda la Semana Santa la circulación fluirá con normalidad en esta zona del municipio, tanto en dirección de subida como de bajada, tal y como sucedía antes de comenzar la actuación.

A falta de algunos remates que no afectan al tránsito de vehículos, se ha cumplido el objetivo planteado al dividir la obra en fases para no entorpecer el movimiento en épocas señaladas como Semana Santa o la temporada de verano. Una vez pasada esta festividad se volverá a cerrar al tráfico Ladera de la Cruz durante una semana aproximadamente, con el fin de completar los detalles pendientes y, especialmente, acometer la unión con la calle Cartero Manuel Montilla, que conecta con la plaza del antiguo Mercado.

Posteriormente se iniciarán las obras de la calle Juan XXIII, por lo que el tráfico a través de Ladera de la Cruz se restablecerá, si bien no se sabe aún si será en sentido ascendente o descendente, pues eso se determinará en base a un informe de la Policía Local. Con ello acabará la primera fase de la actuación global que incluye también a Juan XXIII, calle Rosario y carretera antigua de la Playa.

Lo que se busca, en definitiva, es que durante las obras de rehabilitación integral de redes subterráneas que se están ejecutando a través del Canon de Mejora de la Mancomunidad de Municipios, el acceso al Casco Antiguo se vea lo menos perjudicado posible y que siempre haya al menos una vía de subida y otra de bajada.

Durante la Semana Santa no se estará trabajando en Ladera de la Cruz, pero sí en Ladera de la Cruz B, una vía adyacente cuyo corte no afecta al tráfico general del núcleo histórico. Si bien no hay procesiones que transiten por esta calle principal, se espera por estas fechas un incremento del tráfico debido a las estaciones de penitencia y también a la probable afluencia turística que tendrá la zona.