El PP denuncia que el apeadero de Salobreña no se haya puesto en servicio

Desde la formación aseguran que un proyecto deficiente ha provocado que “no entren los autobuses”. La comparecencia ha estado protagonizada por la secretaria del PP andaluz, Loles López.

Miembros del Partido Popular junto a las instalaciones del apeadero.

La secretaria general del Partido Popular de Andalucía, Loles López, ha visitado esta mañana Salobreña junto al presidente de esta formación en el municipio y candidato a la alcaldía, Gustavo Aybar. La comparecencia ha tenido lugar en las instalaciones del nuevo apeadero de Salobreña, que aún no ha sido habilitado, por lo que han denunciado la gestión del gobierno municipal.

Los dirigentes populares reprocharon que dos años después de su construcción el apeadero sigue sin inaugurarse, cuestión que achacan a un proyecto deficiente que no admite la entrada de los autobuses. También se han referido al estado de los jardines del entorno, que forman parte de la entrada al pueblo y requieren un mejor mantenimiento.

La secretaria regional de los populares ha criticado la “falta de gestión” del gobierno municipal, con un proyecto de apeadero en el que ni siquiera entran los autobuses, y que por ese motivo se mantiene cerrado.

Por su parte, Gustavo Aybar ha recordado que durante el gobierno del PP en Salobreña se estaba gestionando un proyecto para construir una estación de autobuses de mayores dimensiones y con más comodidades, mientras que también plantean una reforma de la zona que incluya una segunda rotonda y un mejor entorno para la espera de los autobuses o el acceso al Polideportivo.

López y Aybar se han referido además a la limpieza de las aguas del mar, cuestión en la que se ha actuado a raíz de una denuncia, y la secretaria general ha responsabilizado al gobierno de Susana Díaz por no haber previsto la situación.

Otro asunto criticado por el presidente local del PP ha sido la retirada de los contenedores soterrados, que se instalaron durante su gestión al frente de Medio Ambiente a través del Plan E, y que tuvieron un coste de unos 200.000 euros para cada una de las islas. Para el presidente popular se podían haber subsanado las deficiencias que presentaban y mantenerlos en servicio a través de un mejor mantenimiento y un sistema de bombeo. Además, criticó que los huecos se estén rellenando con piedras en lugar de hacerlo con tierra para crear jardines.