Tras dos años sin procesiones, Salobreña celebra sin inconvenientes sus estaciones de penitencia

· Afortunadamente el tiempo acompañó, y todas las cofradías pudieron realizar sus procesiones con gran afluencia de cofrades y de personas que presenciaron su paso
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on print

Salobreña se dio el gusto de celebrar la Semana Santa como se merece tras dos años sin poder hacerlo por culpa de la pandemia. Afortunadamente el tiempo acompañó, y todas las cofradías pudieron realizar sin inconvenientes su estación de penitencia por las calles de la Villa.

La Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Salobreña ha hecho un balance muy positivo de la festividad, mostrándose satisfecha tanto de la participación en los cortejos como de la afluencia de personas que acudieron a presenciarlos. Había incertidumbre por la climatología en algunas jornadas, así como por los efectos que el parón de dos años podía tener en la respuesta de las personas vinculadas al mundo cofrade. Sin embargo, quedaron demostradas las ganas que había de disfrutar de la Semana de Pasión.

Francisco Blanco, presidente de la Agrupación de Cofradías de Salobreña, resalta la emoción y satisfacción que se vivió por parte de los cofrades por haber podido salir en procesión, un momento que llevaban tres años esperando, ya que la última vez fue en 2019.

De cara a próximas citas de Semana Santa la Agrupación se plantea algunos cambios, como la ubicación de la tribuna oficial. Podría ser la calle Estación, señala el presidente, pues “al ser una calle larga los cortejos se pueden ver en toda su dimensión”. De hecho, redobla la apuesta y plantea la implantación de una carrera oficial, con una calle engalanada y con espacio para espectadores, aunque se interpone el handicap de la estrechez de las calles del Casco Antiguo.

La Semana Santa 2022 de Salobreña ha finalizado, pero la Agrupación ya piensa en la de 2023, con la ilusión de que se pueda desarrollar sin inconvenientes y de que siga creciendo. En ese sentido, Francisco Blanco invita a todos los que lo deseen a que se sumen a cualquier hermandad.