Trabajadores de La Bahía denuncian haber sido increpados tras el positivo por Covid-19 de un compañero

Aseguran que solo siete empleados deben realizar cuarentena, pese a tener PCR negativo, mientras que el resto está autorizado a hacer vida normal.

Restaurante La Bahía.

Los trabajadores de los restaurantes La Bahía de Salobreña han denunciado mediante un comunicado el hostigamiento que están sufriendo algunos de ellos en los últimos días tras conocerse el positivo por coronavirus de un empleado, y que motivó el cierre de los establecimientos. Solo siete integrantes de la plantilla están en cuarentena, según lo dispuesto por las autoridades sanitarias, mientras que el resto puede hacer vida normal, pese a lo cual han sido increpados en lugares públicos.

Tras destacar y agradecer el gran apoyo recibido a través de mensajes, llamadas y “numerosas muestras de cariño que por suerte han sido la mayoría”, los trabajadores afirman que también se han encontrado con “la cara B de la moneda”, con gente que se ha dedicado a “levantar falsos testimonios” sobre ellos. A excepción de siete empleados que deben guardar cuarentena, el resto de la plantilla puede seguir con su vida normal, pero señalan que “la cosa no es ni ha sido fácil”, ya que “nos señalan, increpan, reclaman e incluso nos piden explicaciones”.

El comunicado señala textualmente que “es duro ir paseando con tu hija y que te llamen la atención sin saber por qué. Es duro que en tu comunidad de vecinos te exijan que te encierres, que a tus hijos los llamen ‘coronavirus’ y que no puedas ir a tomarte algo tranquilo sin que te miren o incluso te echen”. Dicen no saber el por qué de todo esto, y añaden que “quizás sea miedo o ignorancia, pero lo que es real es que esto está pasando”.

Sandra Arnedo,  encargada del restaurante La Bahía y portavoz de los trabajadores, explica que ante esta situación los trabajadores se han “autoconfinado” pese a tener PCR negativo, pero así y todo deben salir a hacer compras o a tirar la basura. Por todo ello, se han querido dirigir a la ciudadanía “para llamar a la calma”, pues “convivimos con un virus y nadie está exento”. Añaden “que deberíamos ser más empáticos y menos críticos, que son tiempos difíciles y que deberíamos ser más humanos”.

El comunicado aclara que el compañero afectado por Covid-19, a quien le desean “una rápida recuperación y vuelta a la normalidad”, es de Motril, y por lo tanto no forma parte de las estadísticas del pueblo. Por tanto, “esos dos contagiados oficiales en las estadísticas de Salobreña no forman parte de nuestra plantilla, y si lo fuesen tampoco pasaría nada, estarían en sus casas guardando su cuarentena y recuperándose”, señalan los trabajadores, y agregan que “nuestro recuento oficial empieza y acaba con la misma persona”.

Reitera que son solo siete los compañeros que deben guardar una cuarentena de catorce días y “lo están haciendo”, si bien tienen PCR negativo.

De esta manera, los trabajadores de La Bahía han querido dirigirse a todos los ciudadanos para expresar con palabras lo que han vivido durante estos días tras el diagnóstico positivo de uno de sus compañeros. Y han agradecido públicamente a Pedro e Inma, propietarios de los establecimientos, por la pronta y “tajante” intervención que han tenido, así como manifestar su “admiración y máximo respeto a la sanidad pública por su rápida actuación”. 

“Os merecíais transparencia, honestidad y claridad, y os la dimos, basta ya de calumnias y bulos”, concluye el comunicado, y añade que “hemos ido de frente y actuado correctamente. Esto no ayuda a superar la pandemia, debemos estar unidos, ya que el que señala puede ser señalado”. Y destaca por último que “somos una plantilla al completo con un PCR negativo en la mano y un local totalmente desinfectado, listo y seguro para abrir las puertas en cuanto el propietario lo decida (él decidió cerrar y él decidirá abrir) y nosotros solo os esperaremos con los brazos abiertos para hacer lo único que sabemos, dar un buen servicio”.

Desde Radio Salobreña, toda la solidaridad con la plantilla de trabajadores de La Bahía, que no tiene por qué sufrir ningún tipo de hostigamiento por una situación en la que no tiene responsabilidad y que le puede tocar a cualquier persona. Cualquiera puede estar infectado o haber pasado la enfermedad sin siquiera saberlo. Y también con los propietarios, quienes han actuado correctamente al dar la cara, decidir cerrar el negocio y seguir todos los protocolos sanitarios pertinentes para garantizar la seguridad de todos sus trabajadores y clientes.