Se presenta en Salobreña el Programa Integral de Mediación Comunitaria de la Diputación

· Se trata de un servicio que se presta a través de los centros de Servicios Sociales Comunitarios cuya finalidad es la resolución pacífica de conflictos y la mejora de la convivencia
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on print

El Programa Integral de Mediación Comunitaria de la Diputación de Granada ha sido dado a conocer esta mañana a través de una charla ofrecida en el Ayuntamiento de Salobreña. Se trata de un servicio que se presta a través de los centros de Servicios Sociales Comunitarios cuya finalidad es la resolución pacífica de conflictos.

Este programa se está ofreciendo ya desde diciembre de 2021 en el centro de la Villa, que funciona en la Casa Roja, como una nueva vía para la gestión de conflictos y mejora en la convivencia entre las personas en la provincia. Lo que se busca es potenciar el diálogo y la cohesión social de una forma autónoma, rápida y eficaz, sin necesidad de tener que acudir a la vía judicial. Ello previene también el posible deterioro de las relaciones entre las partes enfrentadas, así como la convivencia vecinal.

Esta forma de resolución extrajudicial de conflictos entre personas está dirigida a la ciudadanía en general residente en los municipios granadinos de menos de 20.000 habitantes. Los asuntos que aborda no solo son de tipo comunitario, sino también interpersonales. Los ámbitos en los que no actúa este programa son la violencia de género, los conflictos laborales, de consumo, que ya estén judicializados o con personas que no puedan tomar decisiones de manera autónoma e independiente.

Los principios fundamentales para participar en este proceso son la voluntariedad de las partes; la imparcialidad de la persona mediadora, que a lo largo del procedimiento no tomará partido por ninguna de las partes implicadas; la confidencialidad, no pudiéndose utilizar para otros fines toda la información tratada; la flexibilidad, para adaptarse a las necesidades particulares de cada caso; y el principio de buena fe, no pudiendo utilizarse la mediación para objetivos que no sean conseguir acuerdos beneficiosos para todas las partes.