Nueve empresas interesadas en el servicio de limpieza recorren los centros municipales para elaborar su propuesta

· En la jornada de ayer ser organizó una visita con responsables de estas mercantiles que evalúan la posibilidad de optar al contrato, para conocer el municipio y los centros afectados, de forma que puedan valorar el coste del servicio
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on print

Los ambiciosos pliegos aprobados por el Ayuntamiento de Salobreña para sacar a concurso los servicios de recogida de residuos urbanos y la limpieza de instalaciones municipales han llamado la atención de diversas empresas. En la jornada de ayer ser organizó una visita con responsables de hasta nueve mercantiles que evalúan la posibilidad de optar al contrato, para conocer el municipio y los centros afectados a la licitación, de forma que puedan valorar el coste del servicio para presentar su propuesta.

Los representantes de las empresas interesadas recorrieron las distintas dependencias municipales cuya limpieza se incluye en el pliego, acompañados por personal municipal. Tras realizar sus respectivas evaluaciones, a partir del 9 de mayo comenzarán a presentar sus propuestas formales, que parten de una cuantía fijada por el Ayuntamiento, aunque cada una podrá realizar las rebajas o mejoras al contrato para intentar quedarse con él.

Luis Cano, concejal de Limpieza y Recogida de Residuos Urbanos del Ayuntamiento de Salobreña, ha contado que los nuevos pliegos suponen importante incremento en estos servicios, tanto cualitativo como cuantitativo, pues por un lado la inversión sube de 1,4 a 2,2 millones de euros anuales, mientras que la plantilla pasa de 17 a 25 trabajadores. En lo referente al apartado de la limpieza de edificios municipales, la cuantía pasa de 455.000 a 709.000 euros anuales.

En función de los plazos previstos, se espera que aún pasen unos meses hasta que se pueda adjudicar el servicio. Y una vez hecho eso, la empresa concesionaria elegida tendrá incluso un plazo para adaptar sus medios a las necesidades del contrato.