La festividad de Todos los Santos impulsa la actividad en comercios como las floristerías o las pastelerías

· Los claveles son las flores más populares, pero las rosas, las margaritas y los crisantemos son otras que se llevan mucho al cementerio. En cuanto a pasteles, los más tradicionales son los huesos de santo, que en Salobreña se consumen desde hace tiempo
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on print

Huesos de santo en la vitrina de Pastelería Granada.

La festividad de Todos los Santos lleva aparejadas una serie de tradiciones. La más arraigada es la de visitar los cementerios y llevarles flores a los seres queridos que ya no están, pero también hay otras que tienen que ver con la gastronomía, pues hay dulces que se elaboran o se consumen especialmente en este periodo.

Esta es sin duda la época en la que más volumen de trabajo tienen las floristerías. Ya en las semanas previas al 1 de noviembre van recibiendo los encargos de arreglos florales para engalanar los nichos, e incluso hay personas muy previsoras que ya desde finales de agosto comienzan a consultar sobre determinadas variedades de flores. No faltan tampoco los clientes de última hora, aunque en ese caso se llevan lo que hay disponible.

Los claveles son las flores más populares de estas fechas, pero las rosas, las margaritas y los crisantemos son otras que se llevan mucho al cementerio. Asimismo, hay otras variedades que también tienen gran demanda, según explica Eva Fernández, gerente de La Floristería de Eva, situada en el mercado municipal.

Fernández reconoce que el crecimiento de la demanda por estas fechas conlleva una subida del precio de las flores respecto a lo habitual, aunque matiza que ello no depende de los vendedores finales, sino de los precios a los que les venden sus proveedores. También explica que por estas fechas llegan productos que no están disponibles el resto del año, y cuyo precio es más elevados. Este año se ha sumado también la situación que se vive a nivel global con el transporte de mercancías, y que también repercute en el precio cuando son productos de exportación.

Pero además de las floristerías, también hay otros negocios que incrementan su actividad en estos días, como las pastelerías, ya que muchos productos no pueden faltar en las mesas por estos días. Los más tradicionales son los huesos de santo, que en Salobreña se consumen desde hace tiempo, y también los buñuelillos rellenos, aunque en este caso se han introducido más recientemente. Así lo afirma Valeria Vega desde pastelería Granada, que comenzó ofertar este dulce en los últimos años y se están popularizando poco a poco, ya que aquí en el pueblo “la gente no los conocía”.

En los últimos tiempos la festividad de Todos los Santos se ha ido mezclando con la de Halloween, y en estos establecimientos también hay encargos relacionados con ella.

Volviendo a los dulces de la festividad autóctona, los huesos de santo se elaboran en distintas modalidades, pues está el tradicional de yema, aunque este establecimiento ha introducido como novedad el de Kinder y Nutella. También innovan en cuanto a los buñuelillos, pues además de los de nata y crema, han lanzado también los de Nutella.