La Biblioteca de Salobreña reabre hoy sus puertas a los usuarios para la lectura en sala

La instalación no abre de forma normalizada, ya que lo hará solo por la mañana y su aforo se limitará al 50 por ciento, lo que se traduce en veinte personas.

Biblioteca de Salobreña.

La Biblioteca de Salobreña ha permanecido cerrada desde el comienzo de la cuarentena, aunque hoy reabre sus puertas al público con la entrada en la tercera fase de la desescalada. La instalación no abre de forma normalizada, ya que lo hará solo por la mañana y su aforo se limitará al 50 por ciento, lo que se traduce en veinte personas.

Pese a su cierre durante casi tres meses, la instalación ha estado activa durante el estado de alarma, con actividades como la celebración del Día del Libro, y posteriormente incorporando nuevos servicios conforme avanzaban las fases. Con la entrada en la fase 1 el 18 de mayo se dio lugar al préstamo y devolución de libros, mientras que en la segunda ya se habilitó la consulta en sala. Ya en esta tercera fase se permite el estudio en sala, algo que reclamaban muchos usuarios, por ejemplo los opositores o los alumnos de Selectividad.

La Biblioteca abre con el horario de verano y se establecen dos turnos, uno de 8.30 a 11 y otro de 11 a 13.30 horas. Para ello habrá que hacer las respectivas reservas –ya sea en forma presencial, por teléfono e incluso a través del correo electrónico y redes sociales-, mientras que cada espacio será desinfectado una vez abandonado por el usuario.

Carmen Cano, responsable de este centro, ha contado a Radio Salobreña que el horario se limita a la franja matutina debido a las altas temperaturas del verano, ya que por motivos de seguridad no se puede utilizar el aire acondicionado. La sala destinada al público infantil permanecerá cerrada, aunque se ha habilitado otra sala en la planta superior para facilitar el distanciamiento de dos metros.

Las colecciones de libre acceso deben por ahora ser suministradas por la propia Biblioteca, por lo que no se puede acceder libremente y bucear entre las estanterías. También quedan cerrados los aseos, ya que ello requeriría personal de limpieza permanente, lo cual “es ahora mismo inviable”, según Carmen Cano. Por lo demás, al ingresar a la instalación se debe utilizar el gel hidroalcohólico que estará disponible.

Desde la Biblioteca han hecho un llamamiento a aquellos usuarios que aún tienen pendiente la devolución de libros, pues tras ello los ejemplares deben pasar un periodo de cuarentena de catorce días antes de volver a prestarse. Por tanto, cuanto antes se devuelvan, antes volverán a entrar en el circuito de préstamo. Si bien se considera que el virus puede sobrevivir hasta dos o tres días en el papel, se ha tomado esa medida desde el Ministerio de Cultura para extremar los recaudos. Además de ello, cada libro pasa por un proceso de desinfección.