La alcaldesa de Salobreña mantendrá reuniones con la comunidad educativa y las fuerzas de seguridad

El objetivo marcado será analizar como será la vuelta a las aulas ante la incertidumbre creada entre entre los progenitores de los alumnos, que en muchos casos se plantean si llevarán o no a sus hijos a los centros.

María Eugenia Rufino, alcaldesa de Salobreña.

La alcaldesa María Eugenia Rufino, en un extenso diálogo esta mañana con Radio Salobreña, ha destacado esta cuestión al señalar que el comienzo clases “no está claro” y que los padres y madres “tienen ese miedo sobre en qué condiciones volverán las clases”. Se hablaba de bajar la ratio en las aulas, pero “a estas alturas parece que eso no se va a producir, aunque aún cabría reorganizar los espacios”, asevera la regidora.

En su opinión, “ha habido falta de previsión”, pues ha tardado mucho en llegar el acuerdo entre el Gobierno central y las comunidades autónomas, lo que hubiera permitido evitar esa incertidumbre. Rufino señala que el Ayuntamiento de la Villa ha asumido este verano la tarea de todos los años de puesta a punto de los centros de Primaria, pero esta vez más enfocado a la limpieza y desinfección, y a que se puedan establecer itinerarios de entrada y salida diferenciados.

El Ayuntamiento estaría incluso dispuesto a ceder los espacios que sean necesarios en caso de ser necesario para desdoblar espacios. Pero ello requeriría más profesorado, lo cual “no parece estar en la mente de la Junta de Andalucía”, según la alcaldesa.

Durante esta semana Rufino mantendrá reuniones a todos los niveles, con AMPAs y directores de los centros educativos, y también con las fuerzas de seguridad para analizar cómo se atenderá la entrada y salida de los establecimientos. Dado que no hay agentes suficientes para cubrirlos todos, plantea la posibilidad de acudir a padres voluntarios.

Por otra parte, aunque todavía no ha finalizado la temporada estival, ha destacado el buen funcionamiento del sistema de parcelación de la playa para favorecer el distanciamiento, en un sistema que, asegura, se va a  mantener “haya o no haya pandemia”. En este sentido, subraya que en general el comportamiento ha sido muy cívico, salvo algunos casos aislados en los que ha tenido que intervenir la Policía Local.

En relación a la Covid-19, María Eugenia Rufino ha reprochado nuevamente la falta de información por parte de las autoridades sanitarias. En su opinión, “es un error el hermetismo” y reclama que las administraciones tengan la suficiente información para poner los mecanismos necesarios para ayudar. Además, asevera que ello permitiría hacer un seguimiento por parte de las fuerzas de seguridad de personas que estén contagiadas y no respeten la cuarentena. Y consideró “lamentable” que “de repente” haya aparecido un muerto por coronavirus en Salobreña y no se le haya querido informar sobre el tema, algo que hubiera utilizado de forma positiva.

Respecto al cierre del restaurante La Bahía ante la aparición de un caso, asegura que este establecimiento “se comportó de manera absolutamente ejemplar”, ya que tomó más medidas de las que le exigían las autoridades sanitarias, realizando pruebas a todos sus trabajadores.