La alcaldesa de Salobreña defiende la actuación del Ayuntamiento en el empadronamiento de Macarena Olona

· María Eugenia Rufino niega que haya existido una contracción al aceptarlo al principio e iniciar después el procedimiento de baja de oficio
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on print

La alcaldesa de Salobreña, María Eugenia Rufino, se ha referido esta mañana a la polémica que ha tomado carácter nacional y que involucra al Ayuntamiento en relación al empadronamiento de la candidata de Vox ala Junta de Andalucía, Macarena Olona. En la misma línea de lo ya expresado el pasado viernes en un comunicado, la regidora ha defendido la actuación del Consistorio tanto al momento de producirse el empadronamiento como en la tramitación para darlo de baja.

La alcaldesa ha explicado que en su momento no había motivo alguno para poner en duda la pertinencia del empadronamiento, ya que el propio titular de la vivienda manifestó que la persona vivía allí, pero otros acontecimientos posteriores modificaron los hechos. Por tanto, niega que haya existido contradicción alguna por parte del Consistorio.

Unas declaraciones públicas del propietario de la vivienda llevaron la administración local a dudar de que Olona residiera efectivamente en ese domicilio, y de ahí que se iniciaran las pesquisas para comprobarlo y para iniciar la baja de oficio del padrón. Cuestión en la que, por otra parte, “ni siquiera la alcaldesa interviene, lo hacen los servicios técnicos del Ayuntamiento”, según ha manifestado.

Rufino ha asegurado que el Consistorio “hace las comprobaciones oportunas cuando cree que tiene que hacerlas”, y señala asimismo que existen distintas modalidades de empadronamiento. Por ejemplo, quienes alquilan una vivienda deben aportar mayor documentación para verificar que efectivamente residen en la vivienda indicada. Por último, ha señalado que “cada ayuntamiento establece los criterios que considera necesarios para verificar el empadronamiento, y cosa distinta son los derechos que nos da la residencia”, cuestión que supera las competencias municipales.