José Manuel Aranda: el técnico que ha dedicado 41 años al Urbanismo de la Villa

· El Ayuntamiento de Salobreña ha realizado un homenaje por su jubilación a quién ha sido testigo del crecimiento urbanístico del municipio

El Ayuntamiento de Salobreña ha llevado a cabo un homenaje a José Manuel Aranda, funcionario del área de Urbanismo de la Villa, quien acaba de jubilarse después de servir un total de 41 años al municipio. José Manuel Aranda, quien fuera un destacado jugador de equipos de fútbol como el Recreativo de Granada y el Motril CF en las décadas de finales de los 70 y principios de los 80, entró a trabajar como técnico municipal en Salobreña en el año 1982, en el área de Urbanismo.

Ha sido una de las personas que ha visto crecer la Villa, todos estos años. En sus comienzos recuerda que solo existía el núcleo original de Salobreña, es decir el promontorio de viviendas y el límite urbano se encontraba en la Pontanilla y la calle Fábrica Nueva. No existían ni los ensanches tanto del sector este como el del norte, así como los desarrollos de la playa ya que por aquel entonces solo existía Salomar 2000 y los Faroles.

Aranda dice sentirse muy agradecido de la acogida que siempre le ha dado tanto el pueblo de Salobreña, como el resto de la Costa, al mismo tiempo que agradece el apoyo que desde el minuto uno tuvo de sus propios compañeros en el consistorio, de quienes recalca que ha podido aprender mucho. Conocimientos asegura que siempre ha intentado poner a servicio de la ciudadanía.

Aranda nació en la localidad granadina de Maracena. Se casó con María Dolores, una motrileña que conoció cuando llegó a la Costa a jugar al fútbol, deporte al que era un gran aficionado.

Empezó en el conjunto filial del Recreativo Granada, hasta que fue cedido al Motril CF. Incluso estuvo a punto de poder formar parte de la plantilla del Atlético de Madrid, o del Salamanca, pero finalmente no se llegó a ningún acuerdo. Al entrar a trabajar en el Ayuntamiento de Salobreña hizo un pequeño receso de 2 años, pero en 1984 se reincorporó al Motril, hasta el 1988, momento en el que ya se retiró del fútbol de manera definitiva.

Su afición al deporte rey parece que tendrá continuidad en la familia ya que alguno de sus nietos parece que va a seguir sus pasos.