Finalizan las pruebas de selectividad, que por primera vez han tenido a Salobreña como sede

Los alumnos han sufrido alguna incomodidad por tener que llevar mascarilla, pero como ventaja no han tenido que moverse de su pueblo.

Estudiantes de Salobreña en uno de los exámenes.

Hoy ha concluido el proceso de selectividad correspondiente al mes de julio que, por primera vez, ha tenido lugar en Salobreña para los alumnos del municipio. Durante los tres últimos días han estado desfilando por el IES Nazarí decenas de estudiantes en busca de la mejor nota posible para iniciar los estudios universitarios que anhelan, y todo bajo unas estrictas normas de higiene y seguridad.

Esta atípica convocatoria de la PEvAU, tal como se denomina actualmente al proceso de selectividad, ha tenido sus pro y sus contra para los alumnos salobreñeros. Por un lado se han podido sentir más cómodos al realizar los exámenes en su pueblo, pero por el otro han tenido que soportar una molestia extra, la mascarilla, que según algunos de ellos ha sido “un agobio”. Por otra parte, manifiestan que en líneas generales la situación generada por la pandemia les ha dificultado los estudios, al no poder resolver sus dudas de forma directa con los profesores, sino a través de videollamadas.

Así han transcurrido las pruebas de la PEvAU que por primera vez se han celebrado en Salobreña, en una medida dirigida a reducir la aglomeración de alumnos y que ha supuesto la habilitación de trece centros en toda la provincia. Medidas de seguridad estrictas que los estudiantes han aceptado de buena gana, pese a alguna dificultad, pero con la ventaja de no tener que moverse de su pueblo para realizar unos exámenes que les hubieran supuesto desplazarse a Motril durante tres días consecutivos.