Esta semana comienza el reparto de mascarillas puerta a puerta prevista en Salobreña por el Ayuntamiento

En el primer fin de semana de paseos para mayores y salidas deportivas, destacó la información por encima de las sanciones.

Un policía entrega una mascarilla en el autobús.

El primer fin de semana de distensión de las medidas de confinamiento, que ha permitido salir a colectivos que antes no podían y también hacer deporte, ha transcurrido “bien en general” en Salobreña. No se impusieron demasiadas sanciones, aunque también es verdad que los cuerpos de seguridad intentaron realizar una labor más informativa que punitiva, según ha explicado esta mañana la alcaldesa de la Villa, María Eugenia Rufino.

Según ha manifestado, había personas que no sabían que no se podía permanecer en la playa, algo que no estará permitido al menos hasta el 8 de junio. Y también ha deslizado que otras personas han aprovechado el permiso para hacer deporte para intentar burlar la norma.

Tras señalar que el sábado solo se impusieron cuatro sanciones, la alcaldesa no ve razonable que, “si se nos permite ese alivio”, se aproveche para realizar actividades no autorizadas como quedar con amigos o hacer corros en la calle, por lo que apela al sentido común.

Señala la regidora que “ya hemos pasado lo más duro”, y estas extralimitaciones pueden hacer que todo ese esfuerzo “se eche por la borda”. Por ello aboga fundamentalmente por mantener el distanciamiento.

Esta fue la situación del fin de semana, mientras que ayer se inició la fase cero del plan de desescalada, que permite la apertura de comercios, pero bajo estrictas condiciones. No hay datos sobre la cantidad de negocios que han abierto en la Villa, aunque Rufino destaca que en algunos casos es complicada la reapertura. Por ejemplo en la hostelería, que por el momento solo puede elaborar comidas para llevar, y cuyos empresarios estarían esperando a la siguiente fase que permitirá utilizar las terrazas. En ese sentido, el Ayuntamiento prevé una ampliación de la superficie sin coste adicional, para que puedan mantener la misma cantidad de mesas.

Los negocios que más se han puesto en contacto con el Ayuntamiento en los últimos días de cara a una posible reapertura son las peluquerías, salones de belleza o esteticiens, algunos de los cuales ya han comenzado a funcionar mediante el formato de cita previa y atención a un solo cliente, cumpliendo todas las condiciones que establece la norma. Se ha ampliado asimismo la posibilidad de trabajar en la construcción, también con restricciones, por ejemplo en espacios que no estén habitados. En todas las actividades se prevé que se vayan relajando las condiciones a medida que se avance en las fases del plan de desescalada, aunque para que ello ocurra se deben ir cumpliendo los objetivos planteados en materia sanitaria.

La alcaldesa se ha referido también a una propuesta realizada ayer por el PP para peatonalizar de forma provisional el paseo marítimo, cuestión que según ha explicado se viene abordado en la Junta de Portavoces desde el viernes pasado. La medida se está estudiando, aunque hay algún problema por resolver en algún punto, como la zona de Los Faroles, que solo tiene un circuito de entrada y salida de vehículos, que necesariamente debe ocupar parte del paseo marítimo.

Por otra parte, la Policía Local de Salobreña recogió el domingo en Granada las mascarillas que ha entregado el Gobierno para su reparto entre los usuarios del transporte público, lo cual comenzó en el día de ayer. Asimismo, María Eugenia Rufino ha anunciado que esta semana comenzaría el reparto de mascarillas puerta a puerta por las viviendas de Salobreña. Desde hace varias semanas el Ayuntamiento viene haciendo acopio de mascarillas pensando en el periodo de desconfinamiento, e incluso muchas se adquirieron a un precio más elevado del que tienen actualmente. Dado que ya se cuenta con la cantidad prevista para dotar a toda la población, será esta semana cuando se inicie su distribución por los domicilios.

En otro orden, durante la jornada de ayer María Eugenia Rufino participó en una reunión de la Conferencia Sectorial de Igualdad, presidida por la ministra Irene Montero, y donde la alcaldesa representó a la Comisión de Igualdad de la FEMP, de la que es presidenta. Intervinieron los consejeros de Igualdad de todas las comunidades autónomas, y sirvió entre otras cosas para aprobar los criterios de reparto de distintos fondos en la materia, especialmente el que corresponde al Pacto de Estado.