El Ayuntamiento esperará unos meses antes de decidir sobre la suspensión o no de las Fiestas del Rosario

Las que sí se han suspendido son las de San Antonio, San Juan y la Virgen del Carmen, “en una decisión que es muy dolorosa de tomar” ha lamentado la alcaldesa de Salobreña.

Hoguera de San Juan en la playa de Salobreña.

Celebraciones y eventos de toda índole han ido cayendo como piezas de dominó a medida que la pandemia y el Estado de Alarma se han ido prolongando, no sólo en España sino en todo el mundo. Así, durante estos dos meses hemos asistido paulatinamente al aplazamiento o suspensión de espectáculos de todo tipo, congresos, conferencias, presentaciones, torneos y encuentros deportivos. Y entre los acontecimientos que conllevan aglomeración de gente se encuentra las fiestas de los barrios, pueblos y ciudades.

Hace ya semanas que sabemos de la cancelación de la Noche de San Juan por lo que significa de multitudinaria concentración de personas en las playas. Hecho éste que en Salobreña se extiende a una de sus principales fiestas patronales, de manera que las de San Juan se han suspendido, pero también las que el 13 de Junio conmemoran a San Antonio en Lobres o las de la patrona de los marineros y de La Caleta en la festividad de la Virgen del Carmen. Hoy lo ha confirmado en entrevista en Radio Salobreña la alcaldesa de la Villa, María Eugenia Rufino, quien ha lamentado que “es una decisión muy dolorosa”, antes de que la corporación aprobara en Pleno su suspensión

A la espera de que la Junta Local de Seguridad decida la semana que viene en Salobreña si se cierra la playa la noche de San Juan como aconsejan las fuerzas de seguridad y la subdelegación del gobierno, lo que se baraja ahora por parte del Ayuntamiento es qué hacer con respecto a las fiestas del Rosario, tema que se abordó en Junta de portavoces el pasado lunes.

En principio, y a la vista de que aún quedan más de cuatro meses para el 7 de octubre, lo que se está barajando es esperar antes de tomar una decisión u otra.

“No hay que tomar la decisión ahora, parece razonable esperar, quizá hasta finales de agosto para ver cómo va evolucionando todo”, indica María Eugenia Rufino, quien cree, además, que “nos sentará bien que tras las tres suspensiones alberguemos la esperanza de que las fiestas del Rosario se puedan celebrar, Cómo,? de qué manera? no lo sé”, nos dice. Es algo que se tendrá que ir viendo a medida que vaya pasando el tiempo. Aclara que el esperar no quiere decir ni que se vayan a celebrar ni que no, pero, insiste, mejor esperar antes de adoptar una decisión en un sentido o en otro.