El aceite con denominación de origen Montes de Granada apuesta por el comercio de proximidad

Cada año comercializa medio millón de litros, la mitad de su producción certificada, en el interior de la provincia.


Uno de los productos de los que puede presumir la provincia de Granada es su aceite excelente. Hasta el punto de que cuenta no con una sino con dos denominaciones de origen (D.O.). Hoy nos centramos en la denominación de origen Aceite de los Montes, que se corresponde con la comarca de los Montes Orientales, aunque se extiende más allá. Hablamos de municipios como Iznalloz, Montejícar, Benalúa, pero también Guadix y la zona de Baza y Huéscar. Así hasta sumar 52 municipios de los que 18 empresas forman parte de la denominación de origen. “Nos queda aún el 50% por incorporar, pero cada año van siendo más empresas y cooperativas las que se adhieren, el año pasado fueron cuatro nuevas”, cuenta el presidente del Consejo Regulador de esta denominación de origen, Gustavo Ródenas, quien añade que, no obstante, los controles son muy rigurosos y pertenecer a la denominación no es algo tan fácil, ya que hay que cumplir una serie de requisitos previos. Aun así, cuentan con lo esencial, que es la materia prima. Y aquí hablamos de olivos tradicionales, a una altitud entre 800 y 900 metros, que producen un aceite con un sabor suave “que amarga y pica un poco”, lo que es, afirma Ródenas, garantía de vitamina E, una medicina natural para nuestro cuerpo.

Para el reconocimiento, que tarda sus años, hay que demostrar una calidad excepcional, pero también otros componentes como el histórico o la identificación con el territorio, algo que tienen muy en cuenta los mercados internacionales. El resultado es un aceite “pata negra” en marcas como ‘amarga y pica’, ‘Iznaoliva premium’ o ‘Campo Pineda’. Lo que hay que buscar es que tengan la ‘G’ dorada y su número de lote correspondiente para estar seguros de la calidad, puntualiza Ródenas.

Para hacerse una idea de la rigurosa selección, digamos que de los 40 millones de kilos que se comercializan cada año, sólo un millón pasan el filtro de la D.O. Y de éste, medio millón se comercializa en la provincia. “Qué mejor garantía que saber que los productores consumen su propio aceite para dar fe de su calidad”, relata orgulloso el presidente del Consejo Regulador, quien señala que su estrategia es el mercado de proximidad, la provincia. Además, con precios competitivos que no nos harán sufrir el bolsillo si elegimos cualquier aceite con esta denominación ‘Montes de Granada’.