Dejan restos de una bengala militar en la Jefatura de la Policía Local de  Salobreña

· Se hace un llamamiento a no tocar ni trasladar estos artefactos cuando son hallados debido a su alta peligrosidad
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Share on print

Agentes TEDAX durante el traslado de la bengala.

En la mañana de ayer aparecieron en Salobreña restos de una bengala, presumiblemente procedente de unos entrenamientos militares realizados días antes en aguas de Salobreña. El artefacto se encontró en las proximidades de la Jefatura de la Policía Local, por lo que se dio aviso inmediato a la Guardia Civil, que lo retiró a través de su equipo Tedax con el fin de detonarlo de forma controlada.

Se cree que la bengala llegó a Salobreña a través del mar, y que alguien la recogió y la llevó hasta la puerta de la Jefatura de la Policía Local, donde se lo encontraron los agentes al llegar. Precisamente, desde el cuerpo policial de la Villa han querido lanzar una advertencia a la población si se encuentra un artilugio de este tipo, pues si bien puede aparentar ser inofensivo, si su carga estalla puede alcanzar los 2.000 grados de temperatura. Es por tanto altamente peligroso, y en caso de hallarlo se recomienda no tocarlo ni trasladarlo, así como alejarse y llamar inmediatamente a teléfonos de emergencias como el 112, el 062 o el 092.

En esos casos interviene el equipo Tedax de la Guardia Civil, especializado en desactivación de explosivos o artefactos radiológicos, biológicos o químicos, y conocedor de los protocolos para que no exista ningún tipo riesgo.

José Antonio Martín, jefe de la Policía Local de Salobreña, señala que si bien este tipo de bengala es de entrenamiento, son bombas de fósforo altamente inflamables similares a las que se están usando en la guerra en Ucrania.

Dado que en días pasados se estuvieron realizando entrenamientos militares en aguas de la costa granadina, se cree que la bengala puede haber llegado a la playa. Allí habría sido recogida por quien finalmente la llevó a la Jefatura, y de ahí esta advertencia sobre su peligrosidad.