Se celebra en la Villa el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo

La efeméride tuvo lugar el domingo 2 de abril. Se pretende dar visibilidad a un trastorno que afecta a unas 450.000 personas en España y a más de una veintena en Salobreña.

Alcaldesa y concejales durante el acto celebrado en la plaza Juan Carlos I.

‘Rompamos juntos barreras por el autismo. Hagamos una sociedad accesible’, es el lema elegido este año para conmemorar el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo. La efeméride tuvo lugar ayer, 2 de abril, aunque ha sido hoy cuando se han celebrado los actos correspondientes en Salobreña.

Durante el pasado mes de marzo se cumplieron diez años desde la firma de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidades y su Protocolo Facultativo. Sin embargo, a pesar de que ha sido ratificada por la Unión Europea y casi todos los estados miembros, su aplicación es insuficiente en muchas áreas, entre ellas el autismo. Por ello, su movimiento asociativo reivindica la necesidad de adquirir un compromiso firme en la eliminación de las muchas barreras que todavía impiden a las personas con Trastornos del Espectro Autista a disfrutar de sus plenos derechos.

El autismo afecta a una de cada cien personas, lo que significa que en Europa lo padecen actualmente 5 millones de personas, 450.000 en España. A pesar de que la concienciación sobre qué es el autismo está creciendo, el colectivo que integra a los afectados y sus familias considera que no se termina de comprender.

Uno de los puntos esenciales para el correspondiente tratamiento de este trastorno es el diagnóstico precoz, según explica Elisa Otero, presidenta Asociación Estrella de Mar. Ante este tipo de indicios, los padres deben consultar con el pediatra y solicitarle que se derive al niño a la Unidad de Detección Temprana, donde se estudiará el caso en profundidad para diagnosticar con certeza cuál es el padecimiento.

La Asociación Estrella de Mar tiene constancia de más de una veintena de casos de autismo en Salobreña, y según explica su presidenta ha aumentado notablemente el número de casos diagnosticados a nivel general. “Cuando hace 25 años había un niño de cada 2.500 con Trastornos del Espectro Autista, hoy hay uno de cada 80”, señala. Más allá de que ha mejorado el nivel de diagnóstico, Otero afirma que también es probable el aumento por la toxicidad en los alimentos, los trastornos durante el parto, el componente genético o la contaminación.

En cuanto al tratamiento, fundamentalmente consiste en terapias de intervención directa en las que se trabajan fundamentalmente sus relaciones sociales a través de pedagogía, logopedia, apoyo escolar y apoyo familiar. En algunos casos, según el tipo de autismo, se utilizan también los pictogramas y en otros también la medicación. Según el grado de autismo se establece también su régimen educativo, pues bien puede estar en un aula ordinaria, bien en una específica, o bien combinando ambas. Pero la tendencia es a que compartan la educación con el resto de niños para fomentar que se afiancen sus relaciones sociales.

Como colofón a este día mundial de las personas con autismo, que se conmemoró ayer domingo, la asociación estrella de Mar ha llevado a cabo un acto en la plaza de Juan Carlos I con la intención de concienciar a los asistentes sobre la necesidad de apostar por la diversidad en aras de integrar a todas las personas, “porque todos somos diferentes. Los cerebros funcionan de manera distinta, no hay que etiquetar a las personas”. Así ha comenzado el manifiesto con motivo de esta efeméride, en el que, desde el punto de vista de estas personas, se insiste en que somos diferentes, “a eso se le llama neurodiversidad. Nuestro cerebro piensa de manera distinta, pero todos necesitamos lo mismo”.

El manifiesto continúa recordando que este trastorno afecta a las relaciones sociales, a la conducta, a la integración sensorial y a la comunicación. “El autismo es sólo una manera distinta de procesar la información y los estímulos. Las personas con autismo no viven en su mundo, viven en el nuestro; no están desconectados, sólo están concentrados en sus propias ideas.

El manifiesto concluye invitando a que “no juzguemos lo que no conocemos, hagamos visible el autismo, hagamos que su viaje valga la pena.

A continuación varios niños y niñas de centros educativos de Salobreña han explicado algunas de las manifestaciones del autismo, con letras que luego colocaron en el suelo de la plaza, donde se sentaban otros chavales. Finalmente, la concejal de Igualdad ha agradecido a Estrella de Mar la iniciativa y a los centros educativos su colaboración.

Posteriormente, miembros del equipo de gobierno municipal, con la alcaldesa al frente, han realizado el gesto de romper una tarjetas como símbolo de acabar con las barreras y la incomprensión social que rodea al autismo.

El acto ha concluido con la foto de familia de todos los concentrados.