Patrick Díaz busca a familiares de tres salobreñeros confinados en Mauthausen

Este investigador francés nieto de una salobreñera pretende rendir homenaje a Antonio Paloma Alonso, Manuel Pulido Noguera y Antonio González Galdeano, prisioneros en la II Guerra Mundial.

Patrick Díaz en su casa de Salobreña.

La V Muestra de Cine de la Memoria de la Desbandá pasó ayer por Salobreña con una sesión que incluyó la proyección del documental ‘La maleta mexicana’ y también una mesa de debate sobre el exilio, en la que intervinieron Carmen Valdivia, autora del libro ‘Testimonios de exiliados españoles’, y Patrick Díaz, miembro de la asociación Amis Des Combattans en Espagne Republicaine.

Este último, de nacionalidad francesa, está muy vinculado con Salobreña y también con Motril, ya que sus antepasados son de estas localidades –su abuela era salobreñera-, mientras que su esposa es también de la Villa. Su padre se exilió en Francia, y desde hace muchos años Díaz viene investigando sobre los republicanos españoles que durante la II Guerra Mundial terminaron confinados en el campo de concentración de la localidad austriaca de Mauthausen, entre los cuales descubrió a tres salobreñeros, de los cuales se ha propuesto obtener información.

Uno de ellos es Antonio Paloma Alonso, que fue liberado en 1945 e hizo su vida en Francia, y del que este investigador ha conseguido contactar con sus familiares. Los otros dos son Manuel Pulido Noguera y Antonio González Galdeano, que murieron en Mauthausen entre los años 1941 y 1942, con cuyos familiares quiere contactar para rendirles homenaje.

Díaz cree que estos tres salobreñeros formaron parte del Ejército de la Republica durante la Guerra Civil, tras la cual se refugiaron en Francia, donde finalmente terminaron como prisioneros tras la ocupación nazi. Explica que primero fueron llevados a un campo de prisioneros de guerra en el suroeste del país, pero posteriormente, tras un acuerdo entre el Tercer Reich y la España franquista, esta última le dio carta libre “para hacer lo que quisieran” con los miles de republicanos españoles allí detenidos. Así, unos 10.000 acabaron en el campo de Mauthausen, de los que el 70 por ciento murieron.