Medio centenar de alumnos del Colegio Mayor Zaragoza plantan productos hortícolas

La actividad, en la que han participado 5º y 6º de Primaria, ha tenido lugar en un huerto ubicado en el mismo centro, dentro de un programa de fomento del compostaje doméstico y comunitario de la Diputación.

Niños en el huerto bajo la supervisión del profesor.

En el marco del programa de Compostera y Huerto Escolar que tiene en marcha desde 2010 la Diputación de Granada para el fomento del Compostaje Doméstico y Comunitario, a través de la Red Gramas, alumnos del Colegio Mayor Zaragoza han dedicado parte de la jornada escolar de hoy al trabajo agrícola. Azada en mano, han plantado lechugas, cebolletas, coliflores y otros productos hortícolas en el huerto que se ha acondicionado en unos terrenos situados en un rincón del recinto educativo.

Se trata de una forma divertida y didáctica de comprender todo el ciclo de la agricultura y la responsabilidad del ser humano en la conservación del medio ambiente a través de la reducción de los residuos orgánicos mediante el método del compostaje. La siembra ha sido coordinada por el personal del área de Jardines del Ayuntamiento y técnicos de la Diputación, y los participantes han sido medio centenar de niños de 5º y 6º de Primaria.

Tras una primera actividad teórica celebrada anteriormente en las aulas, se ha pasado al trabajo de campo que ha consistido en el arado previo de la tierra y la plantación, efectuada con el método ‘parades en crestall’, que permite trabajar muy bien con grupos y facilita el acceso de los escolares sin tener que pisar el terreno de siembra.

Asimismo, lo que se busca es un cambio de hábitos en la alimentación de los alumnos, bajo la toma de conciencia de que los restos orgánicos de frutas o verduras son reutilizables en el huerto, al contrario que los envases de plástico. Rubén Rodríguez, técnico responsable del programa y educador ambiental, ha contado a Radio Salobreña que lo que se intenta promover, afirma Rodríguez, es un cambio de hábito en la alimentación y también la transformación de “lo que hasta ahora se llama residuo”, pero que deberá empezar a considerarse como “recurso”.

Algunos de los objetivos de esta iniciativa son aproximar la producción agrícola al aula, trabajar la experimentación y el análisis científico en un medio observable y reflexionar sobre la producción de alimentos o la reducción de residuos sólidos orgánicos mediante el compostaje. El proyecto se estará desarrollando durante todo el año hasta llegar a la creación una compostera, que permitirá generar el compost con el que se abonará el huerto a futuro.