Las Jornadas de la Chirimoya de Salobreña cubren su primera etapa con balance positivo

Una chirimoya de un kilo 130 gramos se ha llevado el premio al fruto más grande. Ahora será la comisión de gastronomía de la mesa local del Turismo la que avalúe las actividades realizadas.

El concejal de Turismo con los colaboradores de las Jornadas.

Las Jornadas en torno a la Chirimoya, que bajo el título genérico “Salobreña para comérsela” vienen celebrándose durante todo el mes de Octubre han merecido la calificación de positivas en la primera valoración realizada por el concejal de Turismo, área de la que ha partido la iniciativa de dar protagonismo a este fruto tan nuestro y del que somos primer productos mundial

El objetivo principal era llamar la atención sobre un producto local tan singular y creo que lo hemos alcanzado. Ahora toca que se reúna la comisión de gastronomía de la Mesa local por el Turismo para que evalúe las actividades llevadas a cabo y las posibilidades de continuar con la experiencia”, ha manifestado el concejal Manuel Guirado en el transcurso de una de los actos centrales, que se ha desarrollado este martes en el Mercado Municipal, con el objetivo de dar la mayor difusión al proyecto y recabar la participación de la ciudadanía una vez que ya lo han hecho los profesionales a través de talleres gastronómicos y otras actividades a lo largo de este mes de Octubre. El concejal ha querido reconocer su colaboración, “sin la cual las Jornadas hubieran sido un fracaso”, con la entrega de diplomas a los Chefs de Restaurante Aráis, Hotel Salobreña, Mesón La Esquina, Restaurante del Hotel Miba, Chiringuito Vela Beach, Marisquería El Trasmallo, Restaurante El Peñón y Restaurante La Botica, además de Agroindustrias Tropicales.

Además, se ha otorgado un premio a la chirimoya más grande, que ha sido la que ha presentado Yuli Martín Rodríguez y que pesado 1,130 kilogramos.


Manuel Guirado y Yuli Martín Rodríguez mostrando la chirimoya ganadora.

Pero la intención de la concejalía va más allá de la mera implicación de los profesionales de la hostelería, de tal manera que la intención es que la cocina tradicional forme parte de las Jornadas. Para ello está previsto dar espacio a la cocina tradicional a través de un encuentro de guisanderas, que podría celebrarse a finales de Noviembre o primeros de Diciembre.

Por otro lado, también se pretende hacer extensiva la experiencia a nuestros escolares con la organización de talleres de cocina en los que ellos y ellas sean los protagonistas. Y, además, repetir los talleres impartidos por los chefs locales de forma puntual y aislada a lo largo del año tras el éxito obtenido en los tres llevados a cabo a lo largo de este mes.

En definitiva, la intención del área de Turismo pasa porque haya una segunda edición de las Jornadas, en fecha por decidir, “que podría adelantarse a septiembre por aquello de que la Chirimoya es por aquí más temprana”, así como ampliarla a otros productos autóctonos que den mayor juego y posibilidades de maridajes, como el mango, el jurel o la caballa, entre otros.