Las actuaciones de limpieza de cauces y ramblas se encuentran en su mayoría finalizadas

La Junta de Andalucía ya completó la limpieza de las ramblas de Dominguito y del Arca en Salobreña, y aún resta el 50 por ciento en el barranco de La Caleta.

La Alcaldesa y el concejal de Medio Ambiente junto a un técnico en uno de los cauces antes de su limpieza.

Las actuaciones de limpieza de cauces y ramblas en Salobreña se encuentran en su mayoría finalizadas, y solo resta una parte de esta labor en el barranco de La Caleta. Así lo han informado desde la Delegación de Medio Ambiente en Granada, que este año ha actuado con la premura necesaria, antes de que llegue la época de lluvias.

En Salobreña ya se completó al cien por cien la limpieza de las ramblas de Dominguito y del Arca, mientras que el barranco de La Caleta está ejecutado en un 50 por ciento. Pero los trabajos continuarán para todo lo que resta de agosto y el mes de septiembre para completar las actuaciones previstas en Salobreña, Motril, Torrenueva, Carchuna y Calahonda, hasta completar toda la cuenca.

En años anteriores se habían producido retrasos en las actuaciones de limpieza de ramblas, que llegaron a ocasionar graves problemas cuando se produjeron avenidas importantes de agua, como las que en la última década tuvieron lugar en Almuñécar o Calahonda. Esta vez se han hecho los deberes y la limpieza se está ejecutando con la antelación necesaria para evitar inconvenientes en la época de lluvias.

Esta intervención en las ramblas de la Costa forma parte de una encomienda de un millón de euros para este año y el que viene, de la que hasta el momento se ha invertido un 35 por ciento aproximadamente. Según explica Oria, una vez que pase la época de lluvias se continuará con los trabajos, siempre a través de la empresa pública Tragsa. En lo referente a Salobreña, ha informado se han invertido ya unos 90.000 euros.

Los trabajos que se realizan consisten en el acondicionamiento y recuperación ambiental de los cauces a fin de facilitar el discurrir de las aguas. Por tanto, se procede al desbroce de la vegetación, retirada del cauce de depósitos de acarreos y residuos sólidos vertidos o arrastrados por las aguas, así como árboles o troncos caídos. También se lleva a cabo una poda o tala selectiva de vegetación de ribera, se reconstruyen defensas de márgenes y se retiran lodos o sedimentos en cauce, entre otras actuaciones, que también se centran en la limpieza de tramos de cauces canalizados o cubiertos, de puentes y obras de fábrica.