Hallan sano y salvo a un hombre de 78 años con Alzheimer desaparecido en Salobreña

La desaparición tuvo lugar este jueves en la playa de nuestra localidad. Dentro de una importante movilización para su búsqueda, una vecina lo reconoció y pudo dar aviso a las autoridades.


En un contexto de gran sensibilidad en Salobreña y la comarca, ayer por la tarde se produjo la desaparición de un hombre de 78 años en nuestra localidad que padece la enfermedad de Alzheimer, aunque a la medianoche apareció sano y salvo gracias a la campaña de búsqueda que se había puesto en marcha.

Este hombre, de nombre Nicolás, había sido visto por última vez en torno a las 19.30 horas en su domicilio de la urbanización Mare Nostrum de la playa de Salobreña. Desde el momento en que se conoció la desaparición se activó un dispositivo de búsqueda y su pusieron a disposición todos los recursos municipales disponibles, desde el servicio de vigilancia de playas hasta Policía Local, y también se sumó la Guardia Civil tanto de la Villa como de Almuñécar y Protección Civil de Motril. Tras conocerse la noticia, que se difundió rápidamente a través de redes sociales, una vez más los salobreñeros se volcaron para encontrarlo, cosa que finalmente ocurrió en el Casco Antiguo.

Ya pasada la medianoche, Eugenia Alonso, una vecina de la calle cartero Manuel Montilla, encontró a Nicolás en la calle y lo llevó a su casa, donde permaneció hasta que los cuerpos de seguridad llegaron para recogerlo. El hombre se encontraba plácidamente en un sillón mirando la televisión y había comido arroz con leche, sin tener conciencia de la situación que se había generado alrededor suyo. Posteriormente, por precaución, fue llevado al centro de salud, donde se comprobó que estaba en buenas condiciones sanitarias, más allá de la enfermedad que padece y que presumiblemente lo llevó a desorientarse.

Esta desaparición tuvo lugar apenas un día después del hallazgo del cadáver de un anciano en Ítrabo que se había perdido cinco días antes, lo que había motivado un importante dispositivo de búsqueda. Además, en Salobreña está muy fresco aún el caso de Francisca de la O, quien en febrero de este año fue hallada muerta tras varios días de búsqueda y una conmovedora movilización ciudadana. En ambos casos las víctimas estaban afectadas por el Alzheimer. Por todo ello, ayer saltaron todas las alarmas ante la desaparición de Nicolás, pero afortunadamente en esta ocasión hubo final feliz.

Ante este tipo de casos, la alcaldesa ha hecho un llamamiento a las familias para que implementen algún dispositivo de búsqueda en personas que padecen Alzheimer, como una pulsera o un teléfono móvil, para facilitar su búsqueda si se produce una pérdida.