El PP pregunta al gobierno cuándo va a acondicionar las playas de cara al verano

Según el presidente del partido, Gustavo Aybar, se han impugnado las bases del servicio de socorrismo en las playas de Salobreña, las mismas que el año pasado denunciaron.

Socorrista en la playa de Salobreña. // Archivo

El presidente del Partido Popular de Salobreña y candidato a la alcaldía, Gustavo Aybar, pregunta al gobierno municipal cuándo va a acondicionar las playas de cara al verano o “si piensan hacer como el año pasado que a mediados de julio aún no había servicios de socorrismo”.

Advierte Aybar que no sólo se trata de las pasarelas, para cuya instalación se espera a que terminen las fiestas de San Juan, sino que es también la limpieza, la arena, los aseos y, sobre todo, el servicio de socorrismo.

En este sentido, el presidente popular ha asegurado que a través de personas directamente afectadas ha sabido que las bases para el servicio de vigilancia de playas han sido impugnadas, “al igual que el año pasado fueron denunciadas”, porque han sido un “copia-pega de las bases de otra entidad incluyendo erratas que dejan al descubierto este procedimiento”.

En las bases, asimismo, se incluyen aspectos que ponen en jaque la seguridad de los visitantes de nuestras playas como que la moto acuática de rescate pueda tener 50 cc, “una potencia insuficiente para remolcar” o que el socorrista y enfermero sean la misma persona, lo que califica de chapuza.

“Mientras municipios como Almuñécar ya han presentado el dispositivo de seguridad para el verano, Salobreña va a la cola.

Aybar ha asegurado que “tenemos playas amplias en las que se podría aprovechar el espacio e, incluso, darles vida fuera de las horas de sol.

En este punto, el presidente del PP ha anunciado que si alcanzara la alcaldía pondrá en marcha un plan de playas en las que rellenar espacios vacíos con oasis, zonas de ocio y esparcimiento e, incluso, montar una iluminación –cuya primera parte ya está hecha- para darle vida a la playa también en las horas de la tarde.

Para concluir, Gustavo Aybar espera que todo esto sólo quede en una anécdota y para después de la celebración de San Juan, cuando las playas reciben a sus usuarios en masa, estén preparadas y, sobre todo, sean seguras.