El Ayuntamiento aprueba de forma inicial el Plan Municipal de Vivienda y Suelo

Es una herramienta de la Junta de Andalucía que recoge las necesidades del municipio en materia de vivienda y permite, entre otras cuestiones, optar a subvenciones de rehabilitación habitacional.


El pleno del Ayuntamiento de Salobreña ha aprobado de forma inicial el Plan Municipal de Vivienda y Suelo, una herramienta aprobada hace un año por la Junta de Andalucía que permite conocer la situación de la vivienda en el municipio y diseñar políticas sostenibles y responsables acordes a su realidad. También es condición para los vecinos puedan acceder a distintas líneas de subvenciones para rehabilitar sus inmuebles.

Ala hora de elaborar este Plan, el Ayuntamiento de la Villa optó por su elaboración a través del área de Asistencia a Municipios de la Diputación provincial, que el pasado lunes le hizo entrega del documento completo. Teniendo en cuenta que debe estar justificado en los primeros días de la semana próxima, se debió convocar el pleno extraordinario y urgente celebrado esta mañana.

Según ha explicado el concejal de Urbanismo, Javier Ortega, este Plan es condición para que los ciudadanos de la Villa puedan optar a subvenciones de la Junta de Andalucía tanto rehabilitación autonómica de viviendas como para infravivienda. Se estima que unas 900 viviendas son susceptibles de obtener la primera de estas ayudas, lo que supondría un importe subvencionado de 5,6 millones de euros; y otras 55 se podrían acoger a la rehabilitación de infravivienda por valor de 1,5 millones.

También es importante este documento para que vecinos y comunidades de propietarios puedan acceder a subvenciones para adecuar sus viviendas o edificios desde el punto de vista de la accesibilidad, como la instalación de ascensores o la eliminación de barreras arquitectónicas.

Otros apartados del Plan Municipal de Vivienda y Suelo se centran en el acondicionamiento de espacios públicos o en las bolsas de suelo que están fuera de ordenación.

No obstante, afirma el edil, el objeto de este Plan es mucho más amplio, pues surge como instrumento para definir y programar el desarrollo de la política de vivienda en el municipio a la vista del análisis de la realidad existente, con la finalidad de proporcionar una vivienda digna a sus vecinos y adecuada a sus necesidades familiares, sociales y económicas.

Las necesidades se establecen a partir de un estudio poblacional y de sus demandas en esta materia y se establecen las necesidades actuales de vivienda, proyección de hogares y del análisis de las necesidades expresadas por los demandantes del Registro Municipal de Vivienda.

En cuanto a vivienda protegida, Ortega señala que los datos que arroja el documento son “bastante positivos para el municipio”, pues frente a los 45 demandantes de vivienda registrados, existen solares clasificados para VPO para albergar unas 140 unidades. No obstante, matiza que en los últimos años el precio de la vivienda libre “ha vuelto a unos índices de precio normales, mientras que la VPO sigue manteniendo los mismos módulos que hace diez años, por lo que su rentabilidad no es viable hoy en día”. En ese caso, el Plan establece como criterio prioritario, y así se tiene que establecer en el futuro PGOU, que los suelos destinados a vivienda protegida se deben desarrollar en régimen de alquiler con opción a compra.

El Plan Municipal de Vivienda y Suelo tendrá influencia directa en la aprobación definitiva del Plan General de Ordenación Urbana -que actualmente cuenta con aprobación provisional- en lo referente a la reserva de suelo. Se establece que el Patrimonio Municipal de Suelo, bien sea en solares o bien en cantidades económicas como consecuencia de convenios urbanísticos, no se pueden emplear en actuaciones que no sean de vivienda protegida si la demanda está por encima de la oferta. Asimismo, faculta al Ayuntamiento a actuar como mediador ante otras administraciones o entidades financieras para poner en alquiler viviendas que están en manos de estas últimas para quienes lo requieran.

En el turno de intervenciones, la portavoz de Ahora Sí, tras señalar que del lunes aquí no le ha dado tiempo a leer las 177 páginas del documento de Diputación, mostró sus sorpresa porque en él se utilicen datos de 2011 y se fije el horizonte de 2016. “Parecen datos caducos”, dijo María Jesús Castaño, quien también expresó su preocupación por el parque de viviendas de segunda residencia, 4.705 frente a 4.663 viviendas habituales, y, sobre todo, las viviendas vaciías, 1.104. “Son casi 6.000 viviendas que no se ocupan todo el año y sería interesante saber por qué están vacías y en qué situación se encuentran, de pago de impuestos, entre otras”, preguntó Castaño. También mostró extrañeza porque el documento diga que no hay viviendas en mal estado o en ruina, “cuando se ven a ojos vista”

La respuesta más inmediata se la dio la alcaldesa. Tras responder que el equipo de gobierno tomaría en consideración las aportaciones de la edil de Ahora Sí, María Eugenia Rufino recordó que si bien el censo de Salobreña es de 12.000 habitantes, la población flotante ronda las 50.000. Y en cuanto a las casas en ruina, el estudio se refiere a viviendas en uso, susceptibles de entrar en los parámetrois del Plan.

El potavoz del PA, Juan Collado, aplaudió la puesta en marcha de un nuevo Plan “porque el anterior funcionó muy bien”, pero añadió que a su juicio falta suelo y un nuevo PGOU, ya que el actual tiene ya 17 años y axtualmente “estamos encorsetados, incluso el pueblo está perdiendo gente”, dijo. E instó al equipo de gobierno a que muevan el tema ante la Junta de Andalucía para que ésta solucione las trabas actuales con respecto al suelo inundable del municipio. “Si otros municipios, Nerja por ejemplo, lo han solucionado, aquí también se debe poder”, espetó Collado.

El concejal de Urbanismo respondió primero a la portavoz de Ahora Sí que los datos sobre vivienda protegida son de 2011 porque después no se han construido más inmuebles de esta tipología en Salobreña. Y lasa referencias a 2016 habrá que corregirlas, ya que el perido de este Plan abarca de 2018 a 2022. Por último reconoció que “los datos sobre viviendas vacías nos tienen que hacer reflexionar”, pero resumió que este nuevo Plan lo que busca es “facilitar la vida de los vecinos lo máximo posible”.

El punto salió adelante con los votos de los 9 ediles del equipo de gobierno y el del PA, mientras que Ahora Sí e IU se abstuvieron. Los concejales del PP no asistieron a la sesión.