“Continuaremos con la vía del diálogo: siempre ha existido y así seguirá siendo“

Tras la manifestación de los vecinos de la playa, María Eugenia Rufino afirma que el presupuesto municipal es la herramienta para solucionar muchas de sus peticiones.

María Eugenia Rufino, alcaldesa de Salobreña.

Tras la manifestación realizada por vecinos de la playa el pasado sábado, la alcaldesa de Salobreña, María Eugenia Rufino, ha hecho una valoración tras haber analizado la cuestión junto a su equipo de gobierno. Según explica, se ha reunido en numerosas ocasiones tanto con presidentes de comunidades como con los representantes de la plataforma vecinal, donde se han tratado temas de gestión municipal así como de la problemática específica que afecta a la playa. Por tanto, destaca que siempre ha habido diálogo y la disposición del equipo de gobierno para afrontar, de forma consensuada, las distintas cuestiones que preocupan a los vecinos, añadiendo que se va “a continuar por esta vía del entendimiento”.

Demandas relacionadas con la dotación de la playas, el traslado de los contenedores del paseo o mejora de las zonas verdes, entre otras, fueron presentadas por el coordinador de la comisión de representantes de las comunidades de la playa, aunque ya formaban parte de los planes de actuación de verano de las distintas áreas municipales, y que a día de hoy están cumplidas casi en su totalidad, señala la alcaldesa, quien por lo tanto no comprende la convocatoria de esta protesta “que tanto daño hace a la imagen del municipio”. Dice entender que haya una protesta en la calle cuando no haya diálogo o una falta de respuesta por parte de la administración, pero este no es el caso. Admite que las actuaciones se han hecho tarde y que no sean suficientes, pero aclara que este año se ha hecho una inversión importante en la playa que ronda los 700.000 euros.

En relación a las inversiones realizadas, la regidora recuerda que se han llevado a cabo demandas históricas como la eliminación de los malos olores de la EBAR de Mare Nostrum, la finalización del paseo marítimo, el incremento de presencia policial, el cambio de ubicación de los contenedores o el asfaltado del vial, cuyo procedimiento de licitación comenzó la pasada semana, una vez aprobado el presupuesto municipal.

Precisamente, explica Rufino, que una de las mayores dificultades de estos años ha sido la imposibilidad de acometer inversiones, ya que “hasta que no ha habido presupuesto no se han podido poner en marcha algunos proyectos que ahora darán comienzo como la mejora de la iluminación y de las zonas verdes o la contratación de más personal para el área de mantenimiento.

Para finalizar María Eugenia Rufino ha hecho un llamamiento tanto a vecinos como a visitantes para que colaboren, con su civismo, en el mantenimiento   la playa. “El que la playa esté limpia también implica una actitud responsable por parte de los vecinos y hosteleros para que se respeten los horarios de tirar la basura, se recojan los excrementos de los perros, etc.”, afirma, pero también apela a otras administraciones para que “contribuyan con aquellos municipios como el nuestro donde en verano se triplica la población y donde las infraestructuras, los servicios y el personal no son suficientes para atender todas las necesidades”.

La alcaldesa concluye aclarando que ha sido la prudencia la que le llevó a no hacer declaraciones ese mismo día, tal como indicó a algún medio de comunicación el jefe de la Policía Local, que en ningún caso actuó como portavoz del equipo de gobierno.